Diario de campo

11/01/2020

He decidido realizar mi primera entrada en este diario de campo con un enfoque informativo. Soy consciente de que la propia entrada al blog ya brinda una pequeña descripción de la investigación. Sin embargo, a la par que escasa es algo inespecífica. Tal vez deba incluso pensar en modificarla a futuro, pero quise realizarla solo como una pincelada para no abrumarte a ti, que ahora me estás leyendo, desde el primer minuto.

Es fácil soltar palabros como artefacto, tácticas encubiertas o Ultra-Realismo y pensar que todo el mundo me va a entender. No obstante, esta construcción conceptual asimétrica tan típica en el ámbito académico no resulta en absoluto útil en este medio. Ya que lo que pretendo es aprender del campo y de los moradores del mismo, para intentar entender si es posible o no realizar una etnografía digital que no venga acompañada del encubrimiento.

¿Qué es el encubrimiento o las tácticas encubiertas a las que tanta alusión hago? Creo que si empiezo por un ejemplo ilustrativo será más fácil de entender. Me descargo una aplicación móvil destinada a encontrar pareja/sexo y ésta me solicita un mail, una fotografía, un nickname, etc. Lo primero que pienso es, ¿realmente voy a utilizar mi mail personal para esto? ¿Qué tal si luego me rastrean o me envían spam? Mejor me creo una cuenta de mail temporal para registrarme. Una fotografía… ¿y si alguien se obsesiona conmigo o me ve un vecino y todo el mundo de la comunidad empieza a hablar de mi? Peor aún… ¿me lo verá mi pareja? ¿Mis compañeros de trabajo? Casi mejor utilizo una fotografía aleatoria o de algo que me guste, tal vez una donde no se me vea la cara de entrada. Nickname… lógicamente no voy a poner mi nombre para que cualquiera pueda rastrear mi huella digital, ¡mejor un nombre molón! Entonces, ¿cuántas máscaras me he puesto para interactuar con alguien a través de la app? ¿Soy realmente yo o una suerte de personaje de teatro? Pues esto, queridos lectores, son tácticas encubiertas.

Estas cuestiones tan cotidianas, como no podría ser de otro modo, también se plasman en la investigación en Ciencias Sociales. En este caso, me refiero específicamente a la etnografía y más concretamente dentro de la escuela criminológica ultra-realista; ya explicaremos en otro momento qué es eso del Ultra-Realismo.

Para entendernos de entrada, lo que quiero que entendáis es que un criminólogo que se encuentre realizando etnografía en un contexto privado, clandestino, peligroso o donde la presión del tiempo le obligue a obtener datos rápidamente es proclive a usar estas tácticas encubiertas. Ahora pensaréis, ¿y qué más da si todos utilizamos avatar y fotos falsas? Pues importa más de lo que pueda parecer en primera instancia.

Vuelvo al recurso del ejemplo, ¿te sentaría bien que, de repente, un día te encontraras un comentario que dijiste en un foro expuesto sin tu consentimiento en un artículo? Antes de contestar piensa en lo siguiente, ese comentario tal vez pueda haber sido malinterpretado por el investigador por no haber entendido el contexto o haberlo aclarado contigo. Es más, tu dijiste eso hace uno o dos años, has cambiado radicalmente tu modo de ver las cosas y ahora eres totalmente opuesto a aquello que comentaste en aquel foro público. Vayamos juntos aún más allá, cuándo publicaste ese comentario en un foro en el que sabías que cualquiera podría leer, ¿eras consciente de que esa información podría sacarse del mismo y llevarla a escrutinio y publicidad posterior o pensabas en el acceso público de solo la gente del foro? ¿Ni tan siquiera pensaste nada de lo anterior?

Como podéis ver, una cosa que puede parecer tan simple puede acarrear problemas a futuro. Por ese motivo, las tácticas encubiertas son consideradas en la Academia como una práctica no ética. Lo que yo me propongo en esta fase de mi tesis doctoral es tratar de entender, tal vez demostrar, si hay alguna posibilidad de realizar etnografía digital sin atisbo alguno de encubrimiento. A la par, basándome en un estudio anterior (Silva-Esquinas, 2019), dado que estas prácticas no suelen darse siempre y por completo, sino en un gradiente y obedeciendo a adaptaciones, me propongo entender hasta qué punto puede llegar a ser ético o no el uso de las mismas.

Para ilustrar lo anterior es fácil poner ejemplos extremos, ¿puede ser ético aplicar estas tácticas encubiertas para conseguir entrar en un entorno de venta de sustancias tóxicas y estudiar su funcionamiento para posteriormente poderlo prevenir? Dejando a un lado los posibles peligros que pueda correr el investigador, parece que ponderando costes y beneficios podría ser permisible. Sin embargo, ¿es ético utilizar estas prácticas en un contexto donde la peligrosidad no sea tan evidente? Pongamos como caso en una comunidad de personas en situación de sinhogarismo. Aquí el hecho de vulnerar la privacidad y confianza de una persona, que ya de por sí se encuentra en una situación tan complicada, parece confrontar de manera más rotunda la cuestión ética.

Sin lugar a duda es un asunto complejo de abordar. Un campo con múltiples tensiones que van desde la demanda del mercado académico o privado hasta las necesidades del etnógrafo pasando por cuestiones biográficas, morales, disciplinarias, etc. Más aún cuando el fenómeno a estudiar se encuentra en internet, por el hecho de pensarse como algo relativamente ajeno a la realidad; un campo “sin normas”.

Para poner a prueba este asunto de la posibilidad o no de practicar una etnografía digital encubierta en internet he decidido realizar una auto-etnografía. En palabras llanas, voy realizar una período etnográfico en la sección general de forocoches intentando por todos los medios posibles no utilizar ninguna práctica encubierta. Esto me va a llevar a pensar y repensar mis movimientos en el campo, a equivocarme, tal vez a tener que recurrir a alguna táctica encubierta porque así me lo exija el tiempo, el contexto o una situación puntual. La diferencia al utilizar la auto-etnografía es que me obligaré a analizar cada paso que doy y me analizaré a mi mismo y mis acciones en el campo, para tratar de entender los motivos por los cuales tuve o no que utilizar dichas tácticas y qué efecto han tenido las mismas.

De hecho, este blog es un medio para tratar de hacer la investigación lo más transparente posible. Creo que es esencial exponerse a los sujetos de estudio siempre y cuando sea posible, adoptar una postura de iguales y permitir que vosotros (sujetos o lectores externos al campo) expongáis vuestras inquietudes, diferencias, alternativas, etc. Así debe ser cualquier proceso etnográfico que se precie, los sujetos estudiados no son un surtidor de información y los etnógrafos debemos practicar la reciprocidad, ¿qué tan útil puedo serle yo a estas personas que me están ayudando a entender este fenómeno?

En este caso, escribí hace unas semanas por diferentes medios al administrador de forocoches para solicitar su consentimiento y, a la par, proponerle algo que pudiera resultarle de interés en beneficio del foro. Cuando pensé en cómo enfocar la auto-etnografía rápidamente me vino a la mente una cuestión primordial, si no vivía las mismas circunstancias que en una investigación real y financiada la validez de la investigación de vería comprometida. Debía tener unos tiempos límite, unos objetivos acordes con los que la Criminología suele abordar, etc.

Es por ello, y siempre con la reciprocidad en mente, que le sugerí al administrador de forocoches estudiar las conductas neomachistas que se estaban llevando a cabo en la sección general. Ello permitiría entender por qué determinadas conductas florecen con tanta facilidad en el foro, si se extrapolan a la realidad, qué tipos son los que se suelen presentar y cómo se podrían prevenir o cuál es el grado de participación, respuesta y confrontación de estas conductas por parte de las mujeres usuarias en el foro; entre otra serie de cuestiones.

Hasta el día de hoy no he obtenido respuesta ninguna. Sin embargo, he comenzado a utilizar este marco de investigación para ir llevando a cabo la investigación principal. Para no generar confusión, imaginaos que esto es como una muñeca matrioska. Hay una investigación y unos objetivos que denominaré “armazón” que obedecen a las conductas neomachistas y otros a los que llamaré “originales” que son los que abordan la cuestión de la práctica encubierta.

Como hasta hoy no he tenido el blog “operativo”, mis análisis han sido meramente observacionales. Quiero decir con ello que no he establecido contacto directo con ningún sujeto del foro, tampoco he entrado en temas que fueran considerados privados y lógicamente todos los datos que llevo al diario de campo físico siguen las reglas de anonimato; a pesar de que todos los usuarios utilizan nickname distintos a sus nombres.

No voy a alargar más esta entrada, no quiero resultar pesado. En las próximas iré alternando la explicación del Ultra-Realismo con los primeros pasos que he ido dando en forocoches. Un poco más adelante, iré llevando cuestiones a la página de “reflexiones y debates”.

15/01/2020

Aprovechando que he terminado un capítulo de libro donde introduzco el Ultra-Realismo de forma muy llana y aplicada, creo que voy a tomar de ejemplo la forma de exposición que utilicé en el mismo. Espero ser lo suficientemente conciso para no perder tu atención y lo consecuentemente incisivo dar una tonalidad suficiente en mi exposición.

Esto del Ultra-Realismo es una escuela criminológica, ¿cómo que una escuela? Sí, muchos de vosotros habréis dado Filosofía en el instituto o habréis visto la serie Merlí. Por tanto, con mayor o menor vaguedad, recordaréis aquello de la escuela de platón, los peripatéticos, la escuela estoica o la cínica. Pues esto es algo parecido, pero aplicado a la Criminología. Digamos que a lo largo de la historia, dentro de la Criminología, han ido surgiendo diferentes escuelas que reflejan una cosmovisión particular; un modo de entender las cosas, estudiarlas y abordarlas. Lógicamente, cada escuela tiene unos matices ideológicos determinados y se preocupan más por unos fenómenos de estudio que por otros.

El caso es que el Ultra-Realismo es una escuela crítica, no suele acompañar los estudios que más de moda estén, sino los que estima que son más imperiosos de estudiar; a pesar de que ello muestre importantes dificultades. De forma simplista, podríamos decir que el Ultra-Realismo demanda que se actualicen las teorías criminológicas porque se han vuelto obsoletas y se mecen al son del mercado. Busca realizar investigaciones que tengan una transferencia aplicada a las políticas públicas, a la comunidad.

Para ello, propone estudiar el fenómeno criminal desde la etnografía, ya que creen que esta permite entender cómo las dinámicas macrosociales inciden en lo microsocial y viceversa, en lo que a conductas delictivas o desviadas se refiere. Es decir, propone estudiar cómo el sistema capitalista nos demanda adquirir una serie de éxitos para sentirnos realizados a nivel individual y cómo nosotros a veces utilizamos la violencia o la desviación para obtener estos resultados. Esperad, lo hago más de andar por casa.

Quieres tener el último CoD, pero no tienes dinero. Tener el juego hará que puedas estar durante las tardes con tus amigos y demostrar en el ranking qué tan bueno eres; el mejor. Tal vez puedas sentir el impulso de descargarlo ilegalmente. En realidad, no quieres el juego en sí mismo, lo que quieres es demostrar a tus amigos que eres el líder, que tú eres mejor. Finalmente, cometiendo una conducta ilícita, terminas descargando el juego para satisfacer ese placer individual.

El Ultra-Realismo expone que la violencia que veíamos en el medievo no ha desaparecido, ni tan siquiera se ha refinado. Propone que lo único que han hecho estas conductas es adaptarse a nuestro sistema social; el capitalismo (Hall & Winlow, 2015). A esto le llaman pseudopacificación y, a modo de ejemplo, un caso de explotación laboral lo ilustra muy bien, ¿os acordáis de la esclavitud en las fábricas durante la revolución industrial? ¿Recuerdas a tu madre/pareja/hermano/amiga combinar tres trabajos en negro y percibir la ayuda familiar para poder subsistir? Me seguís, ¿verdad?

Pues dentro de este contexto pseudopacificado, lógicamente luchamos por nuestro bienestar. Lo que ocurre es que cuando un mantra de supervivencia se coaliga con una serie de principios que absorbemos en la escuela, la tv, la familia, etc. que nos enseñan que el placer y lo individual es lo primero, podemos llegar a perder la noción de las normas. Es así como surge una, como ellos llaman, libertad especial.

Esa libertad especial es la que nos permite creernos exentos de cumplimiento de una norma determinada o de una ética comunitaria si lo que se encuentra al otro lado ayuda a que nos sintamos mejor de alguna forma (Lloyd, 2019). Por ejemplo, ¿qué más da si robo una hamburguesa del McDonald donde trabajo? Me ahorro la cena y están podridos de dinero. Esa conducta revulsiva al poder abre la veda para conductas ilícitas. Hasta ahora he mencionado ejemplos de desviaciones cotidianas para asimilar bien la teoría. Sin embargo, también puedo ejemplificarlo con casos de delitos graves:

El tráfico vocifera al otro lado de la calle, los leds viajan a una velocidad por encima de la permitida y la polución llena las arterias de la ciudad, y de sus moradores. Javier mira con desdén los laterales del callejón. Se encuentra en un error urbanístico, un aborto citadino que surge en la unión de la Avenida Mercado Libre con el barrio Neoliberalismos.

En ese recóndito fallo, cloaca de la urbe, se reúnen a dormir cada día un buen número de gente sin hogar. Aquellos que perdieron su trabajo en la crisis y que ahora yacen en la calle, sin dinero, familia, casa, etc. Algunos, beben para castigarse por sus errores, otros se chutan para olvidar sus penas.

La comunidad no los quiere, no les da posibilidad de trabajo ni reinserción. El antaño gerente de una empresa ya ha caducado, es un juguete roto y se le etiqueta como defectuoso enviándolo lo más lejos posible de la vereda turística. Estos pobres miserables, han tomado como suyo el callejón porque les permite salir a la Avenida Mercado Libre a pedir limosna durante el día. Sin embargo, los propietarios de las tiendas están disgustados por la imagen que dan.

Javier es un recurso fácil para estos casos, necesita dinero rápido, ¿se puede permitir tener escrúpulos? Qué más da, esa gente habrá hecho algo malo para estar ahí, solo viven de paguitas, gracias a los demás. Es el filo del amanecer, aún están todos dormidos, cuando Javier comienza a rociar de gasolina las mantas que recubren el suelo húmedo. Cuando llega al final del callejón, sin mirar atrás, tira al suelo su zippo de llama vigorosa. Ahora, podrá comprarse el nuevo coche en el concesionario de la Avenida Mercado Libre.

Lo que trato de ejemplificar con esta historia es que el Ultra-Realismo busca las conexiones entre el sistema, el mercado, el consumo y todo lo que de ellos emana para con los fenómenos criminales que surgen. Especialmente con aquellos que se sitúan en la frontera (prostitución, drogas, colectivos vulnerables, etc.), esos que la administración/empresa/universidad de turno no quieren prestarse a financiar porque espera que conlleve una reducción del rédito económico o electoral.

Hasta aquí la píldora teórica. Ahora voy a exponer muy sintéticamente cómo fueron los primeros pasos en forocoches, lo que llevará a un debate/reflexión posterior en el apartado que habilité para ello.

Yo soy usuario de forocoches desde hace bastantes años. Sí, pertenecer a forocoches no es equivalente a ser un machirulo, energúmeno, analfabeto, xenófobo, homófobo y todos los males del infinito. Es, ni más ni menos, que pertenecer al foro más grande de España y uno de los más grandes de habla hispana a nivel mundial. Por tanto, con tal representatividad (825.000 usuarios actualmente) forocoches no es, ni más ni menos, que un reflejo de la sociedad española. Con sus cuñados e intelectuales, con tolerantes e intolerantes, chascarrillos y debates nutridos, etc. Personalmente, no soy el típico usuario activo. Tal vez, encajo más en el rol del que observa y lee mayormente y, en contadas ocasiones, participa en forma escrita. Luego no me eran ajenas las normas del foro. De hecho, voy a utilizar en esta entrada a partir de ahora el argot común del forro.

El primer problema con el que me encontraba era el de siempre, “cómprate una cuneta”. Forocochia es una comunidad donde no puede entrar cualquiera, solo se accede mediante invitación y las mismas pueden ser donadas o conseguidas en campañas publicitarias de las que se beneficia Ilitri (el administrador del foro y lidl supremo). Yo tengo mi cuenta personal, pero no quería utilizarla para la investigación porque si un investigador abordara el foro tampoco tendría una. Sin embargo, comprar una o utilizar mi cuenta personal para demandar una (y que pasara una estrella fugaz y se me concediese el deseo) no solo no está permitido según la normativa, sino que no sería ético y, de hecho, hasta cierto punto constituiría una táctica encubierta.

Debía situarme en aquel punto de inicio, cuasi virginal, el rito de paso de ser un mindundi a convertirme en un shur newfag. Así que estuve pendiente de las RRSS de Ilitri a ver si era capaz de atrapar una invitación y, mientras tanto, fui observando aquellos hilos de la sección general (la más polémica, que no es tan dispar a cualquier barra de bar nacional) que estaban abiertos para cualquier sujeto ajeno a la comunidad.

Uno de estos días, observé que se estaba realizando una campaña para contribuir a regalarles consolas y videojuegos a las plantas de oncología de varios hospitales por navidad. Regalarle 288 sonrisas a los (me niego a decirles larvas, shures) niños me hacía ilusión y doné una pequeña cantidad de dinero; no es precisamente que mi situación económica sea óptima. La cuestión es que al contribuir con la causa regalaban una invitación al foro y así fue como, de repente, me vi con una nueva cuenta para la investigación. Recordad que Ilitri no me contesta los mensajes de momento. De una forma mágica, una buena acción fue recompensada con otra noble.

Llegó el momento culmen, ¿qué debía hacer? Si me ponía el avatar de roto2 estaría cayendo en una táctica encubierta, pero ¿quién pone su foto de avatar en el forro? Bueno, voy al nombre… ¿Mi nombre con los trolles para que me hagan CSI? Un nickname es otra máscara más… ¿Cómo actúo para que esta etnografía no tenga nada encubierto? No era posible shures, lo que sí que podía hacer era atenuar un poco el antifaz y eso es lo que hice con este blog. Como veréis, en el blog aparece una foto mía y el nombre completo. Blog que, destaco, está anunciado en la firma de mi usuario en forocoches:

Así que, de alguna manera, he intentado crear una cuenta lo más transparente posible sin contravenir las convenciones culturales del foro. Algunos os preguntaréis, ¿por qué pusiste tu nombre en el blog y no en la cuenta si al final te podremos hacer CSI? Pues porque, en realidad, si hubierais querido lo habríais hecho de todos modos. Realmente hay pocos autores en la actualidad que tengan escrito en castellano material sobre el Ultra-Realismo, así que mi huella digital era fácil de seguir.

Ante esta tesitura, como símbolo de credibilidad y valentía, decidí no situarme simétricamente ante vosotros (porque yo sí que no sé vuestros nombres o rostros), sino incluso por debajo. No obstante, pienso que así debe ser. Es decir, quiero que me ayudéis a comprender según qué cosas, qué menos que ser humilde. Este soy yo, un shur doctorándose, no hay más. Ni intención oculta, ni pretensión de hacer ninguna cosa extraña. Ya os he dicho de qué trata mi investigación original y la armazón, en este campo no es necesario el encubrimiento, ¿o sí? ¿es opcional o se da por defecto? De eso es lo que debatiremos en “reflexiones y debates”.

23/02/2020

¡Ya era hora de actualizar el diario! Lo sé, no me regañéis, realizaré tributo a :roto2: para que no me lo tenga demasiado en cuenta. En esta entrada debo ser conciso y llano, ya que algún shur me ha comentado que el registro era un poco elevado. Básicamente, tengo que aclarar algunas circunstancias que han ido ocurriendo durante este tiempo y presentar algunas dinámicas nuevas que voy a poner en marcha.

En cuanto a las circunstancias, ¿recordáis que os dije que envié a Ilitri (administrador de forocoches) mensajes en RRSS, mail y carta certificada para obtener su consentimiento y ofrecer mis servicios si pudieran ser de utilidad a cambio de poder investigar? Pues nada shurlanders, no me ha contestado en ningún medio. De hecho, la carta certificada me llegó devuelta hace unos días. Debido a ello, decidí que iba a dejar al lado el objetivo “armazón”.

La idea era proponer a la comunidad que me dijera si estaba en mi mano contribuir en algo que fuera de su interés; algo que se reforzó cuando un shur se sintió juzgado por la cuestión del estudio del “neomachismo”. Su entrada fue tan dura como constructiva para mí, me hizo pensar en cómo había desplegado mi aparataje en el campo sin haber tenido en cuenta que había personas que podían sentirse etiquetadas de entrada. En otras palabras, que tanta historia con la postura simétrica y al final se me veía encima de la torre de marfil. Así pues, me mantengo a la espera de las propuestas que la comunidad proponga aquí o en el foro.

Otra de las cuestiones sobre las que quiero reflexionar es el uso de este blog. Como dije en anteriores entradas, el motivo principal de desplegar el blog era generar credibilidad en los usuarios de forocoches; que no creyeran que yo era un troll. Por otra parte, esto posibilitaba mostrarme de forma abierta sin contravenir las pautas culturales del foro (utilizar nickname y avatar que no se corresponden al nombre y físico real del usuario) y velar por la ética al hacer conscientes a todos de qué estaba realizando, por qué motivos, etc. Otra razón por la cual publiqué este blog es que un espacio externo a forocoches permitía a los usuarios deslindarse de su identidad en el foro y, por tanto, tener mayor libertad de comentar abiertamente sin miedo a censuras, reportes o daños a su identidad digital forocochera. Asimismo, al estar fuera del control de la administración de forocoches, el contenido generado aquí no se podría perder por el reporte infundado de un troll.

Es realmente fascinante cuán grande puede ser la ignorancia de un etnógrafo, a pesar de haber convivido en el foro como usuario durante tanto tiempo. Pasaban los días y veía como la actividad del blog aumentaba, pero nadie dejaba comentarios. Por otra parte, los hilos sobre esta investigación que publiqué en el foro estaban también bastante parados, colapsados ante el bombardeo de temas del foro general. De repente, un shur me comenta algo absolutamente esclarecedor. No utilizaré transcript, porque no quiero que nadie pueda rastrear su cuenta, pero vendría a resumirse en algo así:

No entiendo por qué sales de forocoches para esto. Me da pereza tener que dedicarle tiempo e ir de aquí a allá para llegar al blog y que encima la primera página no sea la de debates.

¡Boom! Impacto en la línea de flotación. Todo lo que había estado mascullando para dar mayor seguridad y confort a los shures resultaba contraproducente. Un momento, he dicho que hubo un impacto, no es verdad… De repente, ¡boom! Otro impacto llega cuando veo que dos shures comienzan a copiar literalmente fragmentos del blog y los pegan en el hilo del foro para comentarlos. Mi cabeza iba a estallar, ¿por qué no comentar en el blog? Si da pereza tener que llegar hasta el blog… ¿no da mayor pereza tener que copiar y pegar esto en el foro para comentarlo?

Un momento… tal vez, la credibilidad que yo buscaba garantizar no tenga ningún tipo de valor para los shures, ¿qué más les da a ellos que la universidad de tal o cual sitio y el organismo X auditen este medio y me identifiquen como investigador? Si no les dan legitimidad a las entidades, la credibilidad se convierte en algo insustancial. Más bien, en un concepto que se conforma en torno a otros valores lejanos de los propugnados por la Academia. En cuanto a seguridad, ¿si me siento seguro en forocoches por qué salir? ¿Qué le importa al usuario medio que el hilo se pierda? A fin de cuentas, no es su investigación. Es cierto que la cuestión de la libertad puede variar, tanto como que yo debo seguir garantizando las pautas éticas de la investigación para que no me censuren a posteriori. Básicamente por esos dos motivos el blog seguirá adelante, mientras pueda ofrecer algún beneficio a los shures.

Teniendo en cuenta lo anterior, lo que sí que debe variar es la estructura, el contenido y las dinámicas del blog. Por ello, teniendo en cuenta las propuestas de los shurlanders, he posicionado la pestaña de “Reflexiones y debates” la primera. Asimismo, siempre y cuando me den permiso, iré moviendo contenido del blog al foro y viceversa. De este modo, el propio blog se va a convertir en un meta-campo que orbitará de un sitio a otro.